«El relato»: cae la piratería, pero la industria no lo admite

«La piratería musical continúa disminuyendo drásticamente, pero la industria detesta admitirlo porque le arruina la narrativa», afirma el analista Mike Masnick. Una vez más se confirma la teoría: mejorar la experiencia de usuario es el camino para combatir las descargas ilegales y no destinar tanto dinero en abogados y recursos judiciales. «Pero la industria de la música está eligiendo ignorar los números a favor de mantener una narrativa diferente».

Esto era completamente predecible, por supuesto. En 2015, un informe detallaba que la forma más fácil y más efectiva de reducir la piratería era habilitar más y mejores servicios con licencia que realmente brindaran a los usuarios lo que buscaban a precios razonables y menos restricciones. Los datos en ese informe mostraron que centrarse en una mayor aplicación legal no tuvo efectos a largo plazo en la piratería, pero cada vez más y mejores servicios autorizados resultaban más efectivos.

Luego, a principios de este año, otro informe demostraba que la industria de la música se encuentra en medio de un repunte masivo, gracias casi por completo al rápido éxito de las plataformas legales de streaming.

Este año, el 27% de los usuarios de Internet se clasifican como piratas de la música, en comparación con el 38% del año pasado. Del mismo modo, el porcentaje de stream-rippers se redujo del 32% al 23% entre 2018 y 2019, lo que es una disminución bastante marcada.