La Rueda de Orfeo: Una relación de 15 años sostenida por el rock

La Rueda de Orfeo, oriundos de Comodoro Rivadavia, cumplió un nuevo aniversario mientras busca afinar detalles para un nuevo disco.

ad

De tocar para 400 personas a ocho, el grupo de hard rock no baja los brazos y pretende la reedición del primer demo “Es natural”, de fines del 99, que contará con cuatro nuevos temas a modo de adelanto. Mientras tanto, buscan encontrar su formación definitiva.

“Es una pérdida real, económicamente hablando (50 mil pesos sale la edición de este último trabajo), pero a mí me da orgullo participar de algo donde está mi aporte. Es como plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro. Donde yo al libro lo cambio por hacer un disco”, sostiene Ariel Murúa, fanático de La Rueda de Orfeo y único cantante que quedó en el cuarteto.

En la línea del tiempo, la “Rueda” se sitúa sobre mediados del 98, cuando Daniel Barbir (baterista de la banda) junto a Claudio Bordón (ex guitarrista) comenzaron a darle forma al grupo que sobre principios de 2014 tuvo su primera gira por Buenos Aires, donde tocaron en míticos bares del “palo”.

En el trajín de la vida de la banda, que se autogestiona desde la promoción hasta la puesta en escena, fue “mutando” a lo largo de su recorrido. Y hoy solo queda Barbir como piedra fundacional de esos primeros años, donde “Es natural” fue el primer demo que vio la luz.

Del inicial demo, con años de ensayo en el garaje de Barbir y el aporte de Gerardo Alcoba en un estudio con mayor tecnología, “Huellas” apareció en las calles de la capital petrolera con una lista de 15 temas y una mejora indudable en la calidad de sonido.

“Nos costó adaptarnos a la tecnología y tener la apertura para descubrir que podíamos darle un giro. Incluso nos llevó a llamarlo La Rueda de Orfeo y registrar los temas. Entonces nos encontramos con que no solo alcanzaba con juntarnos a tocar”, comentó.

Las desavenencias llevaron a que el grupo se modifiqué en el número de miembros, pero la impronta de que las nuevas producciones sean mejores que las anteriores son una fija en quienes continúan al frente de la banda.

“De un disco a otro la banda cambió mucho las formaciones y en este actual solo quedó el baterista. Porque en «Huellas» los guitarristas fueron y vinieron. Y de tener dos voces, pasamos a tener una. Incluso a nivel de saxofonistas solo nos quedamos con uno solo. Pero creo que en esta última etapa de grabación (que nos está costando tanto) va a salir algo muy bueno. Porque vamos quedando menos miembros y más queremos a la banda, en un disco que viene por demás complicado”.

De Los hijos de Yoni a los bares de Buenos Aires

“Por ahí metemos mucha gente (140), por ahí no va nadie. Pero es así, porque tocamos un estilo no comercial, no bailable. Y hay pocos escenarios para tocar, donde en Comodoro es El Sótano, que así y todo hay gente que no va por no querer pagar una entrada de 40 pesos. Así y todo logramos tejer lazos que nos llevaron de los inicios en los pubs de avenida Tehuelches (como Los hijos de Yoni, que luego se llamaría La Cavra) a ir a tocar un fin de semana largo en lugares míticos como Dr. Tazo, un motobar muy importante que hasta el Carpo (Pappo) le dedicó un tema”. Devolución de gentilezas, la banda Vibr” vino a la capital petrolera luego de oficiar de anfitriones en la gran ciudad.

“La Rueda trata de no ser repetitiva en cada tema, abarca una gran diversidad de temas que pueden ser escuchados en distintos puntos del país. Y en cuanto a lo interno, creo que vamos encontrando la armonía y relación que nos lleva más allá de los ensayos. Incluso la variación de la formación nos va a llevar a que esta banda sea totalmente distinta de la inicial, cuando la reedición de Huellas esté una vez más en la calle. Con mucho más soporte audiovisual y de sonido que en el pasado”, sostuvo.

En el pasado quedan los recuerdos de haber sido banda soporte de La Renga, cantar con León Gieco y en localidades del interior de Santa Cruz, porque La Rueda sigue creciendo y en su paso busca consolidarse en su rodaje por el rock patagónico.

 

Formación:

– Daniel Barbir (batería).

– Franco “Paisa” Paredes (guitarrra).

– Eduardo “Vasco” Larraya (saxo).

– Ariel Murúa (bajo y voz).

 

Discos:

– “Es natural” (1999).

– “Huellas” (2009).

– “Es natural” (re edición prevista para marzo 2015).