Se estrena un documental sobre la escena musical femenina

«Una banda de chicas» es la ópera prima de Marilina Giménez, que propone un recorrido por la escena musical femenina desde una perspectiva de género, a partir de entrevistas y registros de recitales en vivo que la directora captó desde el 2010, llegará este jueves y viernes a dos salas porteñas.

Marilina Giménez. Foto: Télam

La película comenzó como un registro sobre Marilina y sus compañeras de Yilet -banda pop en la que la directora tocaba el bajo-, y se convirtió en un documental sobre la noche porteña y las dificultades y problemáticas con las que se topan las mujeres, lesbianas y trans para seguir haciendo música.

“Hoy el contexto social nos permite hablar de estos temas y que éstos puedan ser interesantes para algunas personas que antes no se interesaban en la desigualdad”, dijo a Télam Marilina Giménez, quien trabajó en la película desde hace una década, impulsada por las ganas de darle visibilidad a las mujeres músicas.

“Una banda de chicas” se estrenó en la 33ra. edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata y su estreno Internacional fue en el 48va. edición del Festival Internacional de cine de Rotterdam. La película también circuló en otros festivales y en San Francisco, La Plata y Santiago del Estero, entre otras ciudades.

Una decisión clave para la directora fue lograr un equilibrio entre los testimonios de las bandas y solistas -entre las cuales Miss Bolivia, Kumbia Queers, Las Taradas, Las Kellies, Kobra Kei, IbizaPareo, Liers, She devils y Sasha Sathya, entre otras- y los registros de los shows en vivo.

Todo comenzó cuando Marilina tocaba en Yilet (entre 2009 y el 2013). Primero entrevistó a sus amigas Ani Castoldi y Marina La Grasta, quienes siguieron tocando cuando ella decidió dejar el instrumento para agarrar una cámara.

La idea inicial de aquel primer registro se fue transformando cuando comenzó a buscar material de bandas de chica grabado desde los 90′ hasta el 2010.

“No encontré registros de shows en Youtube, ni tampoco notas en los suplementos, sentía que se le daba bola ni en la tele, ni en la radio. Me di cuenta de que éramos muchas, un montón, y que cuando tocábamos se nos agrupaba sin ninguna lógica”, contó Giménez, quien estudió la carrera de de Diseño y Imagen y Sonido en la UBA.

“Eso me llevó a decir ‘quiero empezar a grabarlas, quiero hacerles entrevistas’. Decidí hacer un registro que esté bueno y salí a grabar a las mujeres que me iba encontrando, ahí se me ocurrió hacer un documental sobre mujeres en la música. Durante años estuve siguiendo unas bandas, pero en forma esporádica, y en 2013 me tomé dos años para ponerme en la cabeza que podía hacer este documental y llevarlo adelante. Dejé de tocar más con las chicas y asumí el compromiso de hacer la película”, relató la directora a un año de haberla terminado.

Acerca del nombre de la película, Marilina dijo que no solo se refiere a las bandas, sino a que la idea de que “todas juntas somos una banda, el 70 por ciento del equipo somos mujeres, el resto son varones gays y hay un solo varón héterosexual feminista; de alguna manera nos puede generar más tranquilidad o seguridad estar con pares que con personas que te discriminan”.

Télam: ¿Qué cosas encontraste que había en común en las entrevistas que hiciste?

Marilina Giménez: Todas me contaban cosas que yo había vivido. Cuando intentaban tipificar el recorrido que cada una tiene en la música por ser mujeres haciendo música. Todas fuimos atravesadas por los mismos recorridos.

T: ¿Cómo sentís que cambió la sociedad en estos diez años?

MG: Hubo un cambio de conciencia gracias a Ni una Menos, que instauró el debate más allá de los femicidios. La sociedad se hizo cuerpo para tomar ciertos reclamos como el de la legalización del aborto, eso fue algo increíble, que por ahí a las que íbamos al encuentro de mujeres no nos sorprende tanto. Antes ser feminista era una mala palabra. Yo empecé a pensar antes en estos temas en forma intuitiva.

T: ¿Con qué criterio hiciste el recorte después de tantos años de investigación? ¿Cuál fue el mayor desafío que tuviste que asumir?

MG: Las entrevistas duraban entre dos horas y dos horas y media. Había que entender que la película tenía que tener ritmo, el mayor desafío fue ver cómo nivelaba los testimonios con los shows, lo más complejo fue ver cuanto ponía de cada cosa, de hecho hay se pueden escuchar temas completos.

«Una banda de chicas» se estrenará este jueves a las 21 en Malba Cine y simultáneas (Figueroa Alcorta 3415) y tendrá una función especial este viernes a las 20.30 en Hoyts Abasto (Abasto Shopping)